180
Febrero 6 de 2015
Boletín del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, dirigido a sus estudiantes, profesores y amigos

Fabián Alejandro Acuña Villarraga*

Elecciones de autoridades subnacionales en 2015, un desafío político y disciplinar

En 2015 surge la expectativa sobre la definición de una serie de temas de relevancia política en Colombia: la conclusión —o no— de las negociaciones de paz con las FARC; el inicio de una mesa de diálogo con el ELN; si se logra un consenso mínimo para determinar el mecanismo de refrendación de los acuerdos de la Habana —y recientemente en discusión, si es necesario refrendarlos o no—; si el proceso de reparación a víctimas y restitución de tierras comienza a dar resultados positivos a la escala que se espera, entre muchos otros temas. Todo esto en un contexto político dinamizado por sectores de oposición y/o alternativos con importantes apoyos regionales, que tienen visiones contradictorias de quienes acompañan la visión oficial. En este contexto se desarrollarán las elecciones de autoridades regionales y locales en octubre próximo.

Las elecciones subnacionales representan la provisión de la mayor proporción de cargos de elección popular en el sistema político colombiano. Así como en las elecciones nacionales proveen un (1) presidente, 102 senadores, 166 representantes a la Cámara y 5 parlamentarios andinos; en las elecciones locales pasadas (2011) estaban en juego para niveles ejecutivos: 32 gobernaciones, 1101 alcaldías; y para las corporaciones públicas; 1361 curules de diputados departamentales y 8042 curules para concejales municipales. Estas cifras evidencian la relevancia del proceso de descentralización política que emprendió Colombia hace casi tres décadas.

Las elecciones subnacionales no solo se encargan de establecer los gobiernos locales y regionales; también están en juego una buena porción del presupuesto, la burocracia y la contratación estatal; además se definirán quiénes administrarán los recursos de la regalías, que, como es frecuente en el mundo local, tienen menores niveles de control.

Cuando se analiza la política subnacional nos encontramos percepciones positivas y negativas:

Percepciones positivas:

Aquellos que ven la descentralización —política, fiscal y administrativa— como instrumento de legitimidad del sistema político, ya que esta brinda una posibilidad real de inclusión a movimientos alternativos a la política tradicional (en buena medida las terceras fuerzas no se podrían explicar sin el empoderamiento local). También se incentiva la participación ciudadana responsable e independiente, muchas veces el contraejemplo es más frecuente, pero aquellos momentos de participación ciudadana efectiva suelen ser invisibilizados: cómo olvidar hace cuatro años el triunfo del voto en blanco en el municipio de Bello, ante un candidato único con presuntos vínculos con paramilitares.

Percepciones negativas:

Son frecuentes los estudios que evidencian la connivencia entre actores políticos e ilegales —no solamente armados—, que algunos han denominado como la “reconfiguración cooptada del Estado”. También, un sinnúmero de evaluaciones muestran la debilidad estatal subnacional y los malos manejos de recursos por parte de autoridades locales, por incapacidad, corrupción, clientelismo, entre otros.

Las interpretaciones de lo que ocurre en el mundo local son diversas, pero a partir de la forma en que las fuerzas políticas tienen sus ojos puestos actualmente en sus proyecciones políticas locales y regionales, considero que quienes estudiamos la política en Colombia nos enfrentamos al desafío de entender la política subnacional en su particularidad y en sus variaciones regionales, es decir, a evitar que el entendimiento de la política nacional condicione la interpretación de la subnacional, pero sin caer en la particularidad excesiva que rompa el vínculo entre la una y la otra. Esta es la oportunidad disciplinar que nos brinda las elecciones de octubre.

* Docente-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana.





Facultad de Ciencias Sociales
Coordinación de proyectos virtuales | coorvi@uniandes.edu.co | © 2014