41
Mayo 8 de 2010
Boletín del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, dirigido a sus estudiantes, profesores y amigos


Editorial

SANDRA BORDA
sborda@uniandes.edu.
Si las cosas siguen como van es probable que este país por primera vez en la historia tenga a un académico en el poder. Como si ello fuera poco, tanto Sergio Fajardo como el mismo Antanas Mockus se han rodeado de lo mejor de la clase intelectual colombiana y quienes hoy son asesores de campaña seguramente mañana ocuparán cargos importantes en el gobierno nacional. Se tratará, sin duda alguna, de un experimento digno de observar en primera fila: aquellos que desde las aulas, y varios desde sus columnas de opinión, han sido duros críticos de gobiernos y políticas, si la ola verde se mantiene, pasaran de ser meros espectadores a jugar ellos mismos el partido. 
 
Y las preguntas acá no...[+]
.
Opinión y análisis
El odio
Por ARLENE B. TICKNER en El Espectador
La ley antiinmigración, aprobada por el estado de Arizona, más que un caso excepcional, refleja un sino siniestro que parece apoderarse de crecientes sectores de la población. 
 
Dejémonos de fraude
Por CAMILO VARGAS*
Está claro que el nivel de refinamiento de las tácticas para plagiar, copiar, suplantar, traficar trabajos o tercerizar el trabajo académico dan cuenta de cómo algunos y algunas estudiantes parecen tener más vocación criminal que académica o profesional. Invito a los y las estudiantes a visitar la página Actas y Acuerdos del Comité de Asuntos Estudiantiles para que se sorprendan y ojalá también se indignen: monitores que trafican trabajos, copias y plagios colectivos, procesos que tienen que ser llevados grupalmente, trabajos en grupo ilegales, reincidencia y en algunos casos apertura de más de un proceso simultáneo a un mismo o una misma estudiante, robo de trabajos, fraude electrónico… la larga y vergonzosa lista continúa. Esto sin contar, por supuesto, el fraude del día a día, el de la ayudita en el quiz, los fraudes menores que conocemos pero que pasan sin ser denunciados. No menciono fraudes más elaborados de los que me he enterado por fuentes confiables y que están en curso de investigación, ni los chismes de corredor sobre las increíbles absoluciones o reducciones de penas en casos de reincidencia. 
 
Es irónico que en elecciones estemos hablando tanto de “legalidad democrática”, de respetar los acuerdos y de fortalecer la ley, cuando la Universidad se ha convertido en el nicho de la criminalidad de los que algún día se convertirán en futuros dirigentes. No solo hay una cultura de justificación del fraude, sino que los parámetros que estipulan los agravantes y los atenuantes, las condiciones del fraude y las penas son tan insoportablemente vagos, tanto en el Estatuto General de Estudiantes como en el Estatuto Profesoral, que al final cualquier intento por impartir justicia termina bloqueado por la vaguedad de los términos. Hoy en día para hacerse echar de la Universidad hay que esforzarse. No voy a entrar en el debate de si penas más duras sirven como disuasión y reducen el fenómeno; eso concierne a las directivas y a los pedagogos. Ese debate ya se dio y claramente no dio resultado alguno. Me conciernen más los derechos de los y las estudiantes que sí se esfuerzan y son éticos a no compartir un título ni competir laboralmente con tramposos y criminales en ciernes. A la hora de impartir penas los y las estudiantes somos mucho más duros con nuestros y nuestras camaradas, por una rabia legítima pero condenada socialmente por nuestro culto al avivato. Seré honesto, escribo desde esa rabia, por lo que este artículo no es un llamado pedagógico a dejar el fraude. Es un llamado a que los estudiantes que no han hecho fraude exijan igualdad ante la ley. No más ambigüedad. 
 
De hecho, pido a los representantes de Ciencia Política, al Consejero Académico, estudiantes y profesores interesados que impulsen una reforma minuciosa que aclare y aumente las penas y tipifique el delito de fraude. Que la reincidencia sea causal de expulsión y que se elabore un manual de procedimiento disciplinario para que los profesores y las profesoras, los monitores y las monitoras y los y las estudiantes conozcan los conductos regulares y los protocolos a seguir para que los procesos a profesores y estudiantes no se caigan más por tutelas de faltas al debido proceso. A ver si le ahorramos al país uno que otro AIS, otro 8000 o “pomaricazo”. 
 
* Camilo Vargas es estudiante de la maestría. Escriba sus comentarios a c.vargas126@uniandes.edu.co. [+]
.
Agenda--
Conversatorio «Los aciertos y desaciertos de la actual campaña presidencial. Una visión desde la academia »+
Organiza:
Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga.
Fecha:
12 de mayo.
Hora:
6 p. m.
Lugar:
Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, calle 70 7A-29.
Contacto:
317 7979, ext. 101.
Tener en cuenta:
Entrada libre con inscripción previa. 
 
VII Coloquio de estudiantes de la carrera de Ciencia Política
Organiza:
Carrera de Ciencia Política de la Universidad Javeriana.
Fecha:
19 y 20 de mayo.
Lugar:
Universidad Javeriana....
[+]
.
 
Noticias
   
 
 
Departamento de Ciencia Política
Facultad de Ciencias Sociales
Universidad de los Andes
Web->
Email-> dptocpol@uniandes.edu.co
Envíe sus propuestas o comentarios de contenido a
ag.santamaria@uniandes.edu.co
Directora
Editor
Asistente
Ana Gabriela Santamaria
Desarrollo Web y Montaje
|
Diseño Gráfico
Víctor Gómez
Facultad de Ciencias Sociales
Coordinación de proyectos virtuales | coorvi@uniandes.edu.co | © 2014